web analytics
Subscribe via RSS Feed Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube Síguenos en Instagram

7 Lecciones que los que corremos hemos aprendido por las malas

[ 0 ] 13 Marzo, 2014 |

la fotoCon los años he aprendido (y, a veces re-aprendido) valiosas lecciones acerca del running, cometiendo errores y sabiendo que debo hacer las cosas de diferente manera la próxima vez.

La mayoría de los corredores aprendemos las lecciones, mencionadas en este post, a través de la experiencia (a veces dolorosa), así que aprovecho y os las describo para que podáis evitar las potenciales consecuencias dolorosas y/o vergonzosas que yo he vivido.

1. No sobre-entrenes.

“He sido víctima de sobreentrenamiento muchas veces por correr demasiado y sufrir lesiones”, escribe Nuria en nuestra web. “Todavía tengo problemas en saber cuándo bajar el ritmo de mis entrenos antes de hacerme daño otra vez. El problema es que me encanta tanto correr”

Es muy fácil entusiasmarse corriendo y viendo nuestro progreso y haciendo peligrosos grandes salto en nuestro kilometraje. Comenzamos a sentirnos confiados y pensamos: “Bueno, ya hice 10K, ¿por qué no intentar 21K o 42K?”

Como muchos corredores hemos aprendido a través del ensayo y error, hacer grandes saltos en tu kilometraje largo semanal te puede conducir directamente a una lesión por sobre-entreno, por lo que debemos tomárnoslo con calma y hacer estos progresos poco a poco.

2. No comas (te llenes) antes de una carrera.

La mayoría de los corredores hemos realizada al menos una comida previa a la carrera que resultó ser un gran error. Puede ser algo que comimos la noche anterior o en el desayuno justo antes de la carrera, que nos puede llevar a hacer alguna parada inesperada e incómoda. He aprendido a no comer nada nuevo o raro antes del día de la carrera. Desde entonces tiendo a comer alimentos bastante sencillos: Plátanos, manzana, porque sé que mi estómago los puede digerir fácilmente.

3. Reemplaza tus zapatillas para correr regularmente.

Si alguna vez has sufrido de dolor en los pies o en las articulaciones, es probable que sea porque tus zapatillas están gastadas. Algunos corredores nos hemos dado cuenta de eso y luego nunca hemos esperado demasiado tiempo para reemplazar nuestras zapatillas para correr.

4. No vuelvas a entrenar antes de tiempo, después de una lesión.

Cuando estés lesionado, la paciencia es la clave. Muchos corredores nos ponemos ansiosos por regresar a nuestros entrenos y comenzar a correr de nuevo, antes de lo que deberíamos. Escucha al médico o a los consejos del fisioterapeuta y no te pongas demasiado agresivo. Podrías terminar donde empezaste o peor que antes de tu rehabilitación.

5. No te compres las zapatillas para correr del mismo número que tu calzado de calle.

Cuando empecé a correr, yo no sabía que necesitaba un poco más de espacio en la punta de mis zapatillas para correr, ya que nuestros pies se hinchan cuando corren (especialmente en verano). Una temporada de uñas negras y aprendí que es mejor usar medio número más en mis zapatillas para correr y desde entonces no he tenido ningún problema.  Id a una tienda especializada de running para conseguir la medida exacta de tu pie y el estudio de tu pisada para que puedas encontrar el calzado correcto.

6. No te olvides la protección solar.

“Corrí el maratón de Boston en 2003, que fue un día inusualmente caluroso para mediados de abril. No había ni una nube en el cielo y, en ese entonces, la carrera comenzó al mediodía, por lo que el sol ya estaba alto en el cielo”, nos cuenta Jordi. “Después de un largo y frío invierno entrenando en mallas y camisetas de manga larga, me olvidé por completo de la protección solar. El resultado fue una de las peores quemaduras de sol de mi vida. Mi cara se salvó porque tenía un sombrero y gafas de sol, pero mis hombros, nuca y dorso de las pantorrillas eran de color rojo brillante un par de horas después de la carrera y no os cuento como lo pase en el vuelo de regreso a Barcelona”.

Cuando corras al exterior, utiliza un protector solar de al menos SPF 15 en toda la piel expuesta, no importa qué época del año sea.

7. No te confíes.

Corredores veteranos son víctimas de este error con frecuencia, probablemente porque han hecho muchas carreras y no tienen el temor de no estar completamente preparados para la siguiente carrera. Si no seguimos un programa de entrenamiento específico, somos más propenso a quedarnos atrás en nuestra preparación física y sin darnos cuenta solo tenemos unas pocas semanas para que día de la carrera y es seguro que no será suficiente. El entrenamiento en grupo es también una buena manera de mantener tu motivación y asegurarte de que estás al día con tus entrenos.

Gracias por votar este post! Ahora twittealo 😉
Qué te ha parecido este post?
  • Didáctico
  • Me Encanta!
  • Divertido
  • Curioso
  • Pobre
  • Aburrido

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categoría: Curiosidades, Entrenamientos, Equipación, Salud y Bienestar

Te gusta este Post? Dejanos un Comentario!




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies