Subscribe via RSS Feed Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube Síguenos en Instagram

Resultados por Autor: Santi Sánchez Sans

rss feed

Visit Santi Sánchez Sans's Website

Skechers GOrun Strada, las hemos probado

[ 0 ] 23 diciembre, 2015

skechers gorun stradaLas Skechers GOrun Strada son unas zapatillas de running pensadas para cubrir un rango amplio de usos. Lo que más llama la atención de ellas es que tienen una suela muy distinta a la mayoría de zapatillas del mercado, conformada en gran parte por una región blanda y elástica que permite sentir con más facilidad la zona donde pisamos. Quien las quiera adquirir en Barcelona podrá hacerlo en el centro comercial Gran Vía 2, dentro de la única tienda que Skechers tiene en la capital catalana. Ahí están a la venta por 134,95 euros y para disfrutar de ellas hay que encargarlas: esto se debe a que Skechers es un fabricante que todavía se está expandiendo en nuestro mercado, de ahí que no tenga stock para todos los modelos que están en su catálogo.

Prueba skechers gorun4

Esta bamba forma parte de la colección GOrun, que cuenta con cuatro modelos más: la GOmeb Speed 3, la Shop GOrun 4, la GOrun Ultra 2 y la GOrun Ride 4. Como curiosidad, y de acuerdo con el fabricante, los atletas de élite Meb Keflezighi –ganador del maratón de Boston en 2014– y Kara Goucher –tercera en el año 2009 en categoría de mujer del mismo maratón– colaboraron con la marca en el diseño de las zapatillas de esta colección.

2Público objetivo…

Skechers ha diseñado las GOrun Strada teniendo en mente distintos ritmos de entreno y pisada (entendiendo esta en relación a la zona del pie que, al “aterrizar”, contacta primero con el suelo). De ahí que estas zapatillas tengan un «drop» intermedio —8 mm—. El «drop», para los que no sepan qué significa, lo podemos definir como la diferencia de grosor que la suela tiene en el talón —en este caso, 25 mm— con respecto del grosor que tiene en el antepié —17mm—; en función de la cantidad de «drop» se favorece a unos corredores o a otros: por ejemplo, un «drop» grande favorece a los que que corren lento y/o “aterrizan” con el talón, y uno pequeño favorece a los que corren rápido y/o aterrizan con la punta.

Materiales de la suela y amortiguación…

La suela está compuesta por dos materiales distintos. Salta a la vista el contraste entre ambos, ya no solo por el color (blanco uno, gris oscuro el otro) sino por la diferente dureza. El compuesto gris oscuro tiene una dureza media mientras que el compuesto blanco es muy blando. De hecho, este material tan blando es el mismo que forma la propia amortiguación de la zapatilla, que simplemente es toda una pieza que se extiende desde el interior hasta conformar el área blanca de la suela (véase detalle lateral).

skechers gorun strada suela

Skechers denomina Resalyte® a ese material blando y blanco –hecho de EVA y poliuretano-, y Resagrip® al material más duro y negro. Se ve claramente que el Resalyte® contacta directamente con el suelo en la punta y en el interior del talón, puntos donde yo he percibido menos firmeza y más amortiguación; el Resagrip®, por el contrario, predomina en el centro de la zapatilla, haciéndola más firme en esa zona.

En cuanto toqué el Resalyte® vi que era muy elástico y blando: lo podía deformar fácilmente con solo aplicar una leve presión con el dedo —luego siempre recuperaba su posición original—. De ahí que me asaltasen dudas sobre su durabilidad nada más tocarlo. No puedo valorar de forma objetiva el tiempo que este material mantendrá sus propiedades con el uso reiterado, pues la corta toma de contacto que he tenido con estas zapatillas en el momento de escribir este artículo (véase apartado «la prueba», al final) no ha sido suficiente para valorar objetivamente el desgaste a lo largo del tiempo; pero sí puedo afirmar que, durante la prueba, el Resalyte® de la parte frontal de la zapatilla se ha desgastado más rápido que el Resagrip® de esa misma zona (podéis ver dos imágenes comparativas de la parte frontal de la suela antes y después de la prueba).

detall3

Además, el hecho de que el Resalyte® sea tan blando transmite unas sensaciones distintas a las de una bamba convencional. Permite que se note muchísimo todo aquello que acontece entre el asfalto y los pies. Esto, en mi opinión, podrá hacer que los distintos corredores que prueben la bamba hagan juicios muy dispares sobre la misma en función de la situación de uso: por ejemplo, a mí me ha parecido que para correr por asfalto el Resalyte® va genial, porque amortigua bien y da más flexibilidad a la zapatilla en su zona delantera; sin embargo, las sensaciones que he tenido al correr por montaña en tramos en los que había piedras sueltas de entre 2 y 3 cm no han sido de mi agrado: en algunos puntos me parecía que estaba corriendo casi descalzo —aunque no me dolía—. Para mí, esto es congruente con la filosofía de Skechers, que dice diseñar sus bambas de la colección GOrun teniendo en mente la simulación de las sensaciones del running sin zapatillas (algo que el fabricante intenta conseguir mediante estas suelas que contienen regiones más blandas y flexibles de lo habitual). Quien quiera probar unas bambas con una suela donde el Resalyte® ocupe una mayor proporción puede dar una ojeada a las GOmeb Speed 3, por ejemplo.

El Resagrip® –parte negra de la suela—, por otro lado, da a las Strada la firmeza que no confiere el Resalyte®, proporcionando más estabilidad en el centro de la bamba y favoreciendo la pisada con la parte media del pie. De hecho, Skechers dice haber diseñado estas zapatillas para favorecer este tipo de pisada; de ahí que justo en el medio de la zapatilla encontremos el logo de la tecnología a la que la marca denomina Mid-Foot-Srike® (véase imagen). No es de extrañar, pues, que la bamba tenga un «drop» intermedio -8 milímetros- que hace más fácil que, por cuestiones biomecánicas, las primeras partes que contacten con el suelo al correr sean el talón y la parte central del pie, antes que la punta (para un mismo ritmo de carrera y corredor, un «drop» elevado –p.ej, 12 mm- favorece más el contacto inicial con el talón, mientras que un «drop» pequeño –p.ej, 0 mm- favorece más el contacto inicial con el antepié).

4

Transpirabilidad y otras características…

En lo que concierne al resto de la bamba, me gustaría mencionar que, a simple vista, la lona que recubre la parte anterior del pie parece hecha de un material no muy poroso y poco transpirable (ver imagen) pero, con el uso, he llegado a la conclusión de que es justo lo contrario: me parecen unas zapatillas con una ventilación adecuada, especialmente en la zona frontal. Para finales de otoño y para los días templados del invierno de Barcelona, las recomendaría, ya que a una temperatura de unos 15 grados tuve una sensación de frescor óptima (no puedo valorar, sin embargo, cómo irán a temperaturas mayores o menores). Además, un punto a favor para Skechers es que el fabricante nos proporciona un segundo par de cordones con las Strada (a diferencia de los que Skechers monta de serie, estos son de color blanco – imagen1, imagen2). Skechers publicita el compuesto diciendo que ayuda a combatir el mal olor (véase imagen).

5

La prueba…

La prueba ha consistido en 5,9 kilómetros corriendo por un tramo mixto (carretera en cuesta y montaña) y 3,2 kilómetros andando. Ha sido muy corta debido a la aparición de una ampolla. Atribuyo la existencia de la misma a dos factores, no necesariamente culpa del fabricante: la marca proporcionó para la prueba una talla 43 –suelo usar 44 en bambas de «running»— y a una pequeña deformidad de la plantilla de la bamba del pie derecho, probablemente debida al transporte, que no me permitió adaptarme bien a las mismas.

Finalmente, hay que comentar que Skechers incluye en estas bambas un compuesto denominado Agion®, un producto que ayuda a combatir las bacterias mediante el uso de plata y cobre.

[skillwrapper type=»bar»]
[skill title_background=»#f7a53b» bar_foreground=»#f7a53b» bar_background=»#eeeeee» percent=»90″ title=»Flexibilidad»]
[skill title_background=»#69a9f9″ bar_foreground=»#69a9f9″ bar_background=»#eeeeee» percent=»70″ title=»Comodidad»]
[skill title_background=»#6adcfa» bar_foreground=»#6adcfa» bar_background=»#eeeeee» percent=»95″ title=»Transpirabilidad»]
[skill title_background=»#fa6e6e» bar_foreground=»#fa6e6e» bar_background=»#eeeeee» percent=»85″ title=»Adherencia»]
[skill title_background=»#336699″ bar_foreground=»#336699″ bar_background=»#eeeeee» percent=»80″ title=»Durabilidad»]
[skill title_background=»#f7f969″ bar_foreground=»#f7f969″ bar_background=»#eeeeee» percent=»75″ title=»Precio»]
[/skillwrapper]

Un poco de historia…

skechers logoSkechers es una empresa estadounidense dedicada a la fabricación de calzado, cuyas instalaciones principales se encuentran en Manhattan Beach, California. Fue fundada por Robert Greenberg, el mismo que creó la marca de zapatos LA Gear. Después de vender ésta en 1992, Greenberg inició Skechers con su hijo como distribuidor para la marca Dr. Martens, con quien lanzó su primera línea de zapatos en 1995.

Cinturón Archmaxbelt, lo hemos probado

[ 0 ] 5 octubre, 2015

Captura de pantalla 2015-10-04 a las 17.14.14¿Y ahora dónde meto las llaves? ¿Dónde dejo el móvil? Las distintas respuestas posibles a estas preguntas implican que o bien corremos con las llaves y el móvil en las manos, o bien dejamos el teléfono en casa y escondemos las llaves en algún lugar no muy concurrido, asumiendo el riesgo de no poder entrar de nuevo en casa si alguien con un arrebato de cleptomanía nos juega una mala pasada.

TEXT GRAN 1

Gestionar las pertenencias personales al salir a correr suele ser engorroso. Aquí es donde entra en la ecuación el Archmaxbelt, un cinturón guarda objetos diseñado por Arch Max Lab, una pequeña empresa de la capital catalana. Con este accesorio podremos guardar las llaves, el móvil, geles para tiradas largas, barritas energéticas o incluso botellitas blandas de hasta 150 mL.

Método de la prueba…

En primer lugar, quisiera destacar que el Archmaxbelt se ofrece en dos tallas: S y L. Arch Max Lab dice que estas dimensiones de cinturón son adecuadas para personas cuya talla de ropa deportiva sea una S/M o una L/XL, respectivamente. Puesto que la talla que los fabricantes asumen que necesitamos no siempre corresponde con la que nos encaja (esto lo viví con las mallas Hoko que revisé hace unas semanas) me gustaría compartir qué sensaciones he tenido con la talla S del Archmaxbelt dejando constancia de mi perímetro de cintura durante la prueba (87 cm).

La prueba ha durado exactamente 38 días (desde 27 de agosto hasta 3 de octubre de 2015). Durante ese período he usado el Archmaxbelt para correr 10km sin variaciones de altitud y con cambios de ritmo, 8 km con series en cuesta, 3 series de mil metros en el Parc de la Ciutadella precedidas de unos 5 km de ritmo suave, una salida de 8 km de bicicleta por ciudad, 12 km de «trail running» por montaña y, aproximadamente, entre 5 y 10 usos extra (en todos ellos la actividad era el «running») no debidamente anotados. Los kilómetros acumulados por el cinturón, contando incluso los kilómetros de los usos extra, han sido entre 50 y 80 km. Los objetos que he llevado con el cinturón fueron principalmente dos: un teléfono móvil de 150 gramos y, en algunas ocasiones, distintas combinaciones de llaves que en ningún caso superaron los 80 gramos.

Funcionalidad…

En las condiciones anteriormente mencionadas no noté que el Archmaxbelt me oprimiese la cintura en ningún momento ni tampoco que se moviese al correr. Si bien es cierto que en todos los casos he llevado solamente el peso de las llaves y el móvil, me aventuraría a suponer que la diferencia de peso que pueda acarrear añadir otros objetos (tales como una barrita energética y/o un par de geles) no va a suponer muchos cambios en las sensaciones experimentadas, al menos para todos aquellos que tengan unas dimensiones de cintura parecidas a las mías.

Diseño y Materiales…

Hay distintas colecciones dentro de la gama del Archmaxbelt. El cinturón que hemos probado pertenece a la colección FLUOR, que tiene un coste de 24,90 €. Los cinturones de esa colección están hechos a partir de dos tiras concéntricas unidas por la base: la tira interna está hecha de un material denominado MESH, que tiene agujeros para mejorar la transpirabilidad y es de color negro (detalle); la tira externa está confeccionada con LYCRA, que no tiene agujeros y puede ser, en función del modelo de la colección, naranja, azul, rosa o amarilla (como el que he probado). A parte de la colección FLUOR hay otras dos colecciones más: por un lado está la colección BASIC, que según el fabricante es la más ligera y favorece la transpiración debido a que la tira externa está hecha también en MESH y, por lo tanto, tiene agujeros; por el otro está la REFLECTIVE -5 euros más cara que las demás-, cuya tira externa es blanca y, en vez de ser de LYCRA, está hecha de un material especial reflectante.

TEXT GRAN2

En el Archmaxbelt hay un total de seis bolsillos, que se conforman mediante costuras que unen verticalmente ambas tiras. De esos seis bolsillos hay dos —el delantero y el trasero— que son el doble de grandes que cualquiera de los laterales y tienen tiradores para permitir guardar nuestras pertenencias: uno de ellos lo tiene emplazado en la capa de LYCRA (ver Detalle) mientras que el otro lo tiene en la capa de MESH, que es la capa interna. Esto es así porque el fabricante lo ha diseñado para que sea reversible. En mi opinión, llevarlo «del revés» (esto es, con la tira de MESH hacia fuera) puede acarrear dos inconvenientes: por un lado, las costuras no me parecen estéticas debido a que el hilo con el que se han hecho es del mismo color amarillo que la tira de LYCRA -capa externa-, algo que es especialmente visible con la costura vertical que aguanta la etiqueta interna y que, aunque la recortemos, podría generar un impacto visual poco harmónico (ver detalle); por el otro, el material de la tira de MESH parece ser más endeble que la LYCRA y, con el paso del tiempo, a lo mejor podría acumular pequeñas roturas que preferiríamos ocultar (véase apartado siguiente).

Durabilidad…

Inmediatamente después del primer uso –que fueron los 10 km llanos con cambios de ritmo- pude constatar, en un bolsillo lateral, un pequeño agujero de dos milímetros de diámetro en la capa de MESH. La imagen proporcionada es del final de la prueba; me acuerdo que al inicio el agujero era «limpio», así que atribuyo la parte de MESH degradada que se puede entrever encima del hoyo como una consecuencia exclusiva del uso reiterado de la prenda durante el mes y pico que ha durado la prueba.

Admito que el primer día me puse el cinturón con prisa y, por lo tanto, sin precauciones y sin cerciorarme de si el desperfecto ya estaba cuando me facilitaron el material. Sí puedo afirmar, sin embargo, que llegado el fin de la prueba había un desprendimiento de la unión entre el MESH y la tira elástica superior (ver imagen).

Por lo tanto, la capa de MESH del Archmaxbelt no ha envejecido muy favorablemente, a diferencia de la capa de LYCRA, que está impecable. Metodológicamente hablando no puedo atribuir de forma certera si los desperfectos se han producido como consecuencia de una construcción poco robusta del MESH o por negligencia mía. Aun así, creo que la capa de MESH de este producto, al ser tan fina y tener esta construcción no lisa, puede tener un cierto compromiso con la durabilidad. Falta por ver si el cinturón de la colección BASIC será un producto robusto, puesto que, como ya hemos dicho, tiene la tira externa también fabricada con MESH.

Lo bueno es que los bolsillos que más he usado (delantero y trasero) no presentan ningún desperfecto: la funcionalidad del producto, pues, en mi caso no se vio comprometida.

Visibilidad…

La prenda que he probado, como podéis ver en las imágenes, es de color amarillo fluorescente, que ayuda a que seamos vistos si corremos por zonas oscuras; además, detrás de la prenda se puede encontrar el símbolo de la marca confeccionado en un material con propiedades reflectantes. Quien quiera algo específicamente diseñado para ser visto, de acuerdo con lo que ya hemos mencionado, podrá optar por el modelo blanco de la colección «REFLECTIVE».

TEXTGRAN3

Comparativa de precios…

Como ya se ha mencionado, el cinturón del test tiene un coste de 24,90€. En relación a otros productos similares, pero de importación, el precio no difiere mucho: un Flipbelt es más caro (29,90€), mientras que un Spibelt es más barato (19,49€, si se adquiere on-line en una web ajena a la del fabricante).

En definitiva…

El Archmaxbelt es ligero, cómodo y muy práctico para guardar pequeños objetos. La durabilidad de la capa de MESH no me ha parecido buena, mientras que la LYCRA ha aguantado perfectamente; en cualquier caso, la funcionalidad del producto no se ha alterado. Finalmente, en relación a las dos alternativas similares que he encontrado en el mercado, esta tiene un precio bastante similar.

[skillwrapper type=»bar»]
[skill percent=»60″ title=»Resistencia» bar_foreground=»#f00″ bar_background=»#eee»]
[skill percent=»95″ title=»Transpirabilidad» bar_foreground=»#f60″ bar_background=»#eee»]
[skill percent=»95″ title=»Comodidad» bar_foreground=»#f7f969″ bar_background=»#eee»]
[skill percent=»95″ title=»Diseño» bar_foreground=»#7db5ed» bar_background=»#eee»]
[skill percent=»80″ title=»Precio» bar_foreground=»#69f970″ bar_background=»#eee»]
[/skillwrapper]

Un poco de historia…

Arch Max Lab es una empresa joven que diseña y produce material deportivo: ahora mismo tiene en el mercado el Archmaxbelt y unos calcetines que se han diseñado con la intención de prevenir la fascitis plantar: los Arch Max Archfit run.

La sede está en Rubí, con lo cual podemos decir que el Archmaxbelt se ha diseñado y producido en la provincia de Barcelona. De ahí que si vais a la página web que el fabricante tiene habilitada para el producto podáis ver imágenes promocionales en localizaciones de la capital Catalana, como el Parc del Fòrum.

De acuerdo con Judith Rubinat, co-fundadora de la empresa y responsable de comunicación de la misma, Arch Max Lab lanzará en breve un cinturón con un sistema de sujeción de palos para trail: el Archmaxbelt Pro.

Mallas compresivas Hoko Kamikaze, las hemos probado

[ 1 ] 18 agosto, 2015

kamikaze hokoTuve la ocasión de adquirir unas mallas compresivas Kamikaze en la «Expo esports», celebrada en Plaça Espanya el mismo fin de semana de Marzo que tuvo lugar la maratón de Barcelona (15 de marzo de 2015).

En este artículo voy a hablar de cómo llegué a escoger las Kamikaze y cuales fueron mis sensaciones con ellas desde que las empecé a usar a mediados de abril hasta ahora: tres meses en los que he hecho rodajes de baja intensidad, «trail running», series de 200 a 1000 metros y actividades deportivas que incluyen sentadillas y estocadas.

Antes de proseguir con el análisis, es preciso recordar que las prendas compresivas son un tipo de material deportivo que ha ido en auge los últimos años: Hoko no es el único fabricante que las ofrece, también marcas más conocidas como Nike, Adidas o Reebok las han incluido en sus catálogos de ropa deportiva. Uno de los motivos por los cuales se han popularizado puede ser el hecho de que se les atribuyen propiedades beneficiosas para el corredor, principalmente una disminución del riesgo de lesiones debido a una mejor sujeción de la musculatura de los muslos.

Hoko kamikaze

Cómo escoger bien unas mallas compresivas…

Si el deportista tiene claro que busca unas mallas compresivas cortas que no cubran la rodilla y sirvan para correr, dentro del catálogo de Hoko encontrará cuatro: las Sensei, las Kamikaze, las Mamba y las Megamo, cuyos precios son 68, 39, 40 y 33 € respectivamente. De forma excepcional se pueden encontrar descuentos, aunque no es lo habitual si se hacía la compra on-line.

En primer lugar, la Sensei está diseñada para tiradas largas, así que el corredor medio que no haga nunca o casi nunca más de 13 o 14 kilómetros sin parar podría descartarlas directamente —si no lo hizo ya por el salto que hay en el precio con respecto a las demás—. La elección siguiente estaría entre tres prendas: las Megamo, las Kamikaze y las Mamba. Quien busque un modelo muy compresivo descartará las Megamo y podrá escoger entre las Mamba y las Kamikaze, pues estas dos últimas son las dos mallas más compresivas que ofrece la marca —dentro de las que no cubren las rodillas—.

La diferencia principal entre ambas es, según el fabricante, el tipo de compresión: por un lado, las Mamba ofrecen compresión uniforme, comprimiendo por igual todos los grupos musculares; por el otro, las Kamikaze ofrecen compresión diferencial, ejerciendo una presión distinta en los grupos musculares en función de la cantidad de trabajo que estos tienen que soportar (de ahí que estas últimas estén pensadas para actividades con alta demanda muscular).

kamikaze 2

Sensaciones durante la prueba…

En cuanto me puse las Kamikaze por primera vez tuve una sensación un poco extraña: estando quieto en el vestuario sentía que la compresión de las mallas me afectaba a la circulación de las piernas. El comercial de la marca me recomendó, de acuerdo con lo que fijaban los baremos para mi estatura, que adquiriese una talla S o una M; sin embargo, me quedé con la L porque ya con esa talla podía sentir los efectos de la compresión anteriormente mencionados. Por lo tanto, me mantengo firme en afirmar que la elección de unas mallas compresivas requiere el mismo esmero que el de unas zapatillas deportivas: basarse en las recomendaciones del fabricante en vez de la propia experiencia puede ser una práctica arriesgada, especialmente si el corredor quiere tener la seguridad de sentirse cómodo con la prenda y seguir usándola mucho tiempo.

De las Kamikaze puedo valorar muy positivamente la sujeción que inducen en la musculatura de los muslos: especialmente los cuádriceps. A pesar de que durante los primeros días de uso notaba una sensación de hormigueo en los rodajes de baja intensidad, a medida que iba acumulando kilómetros con las Kamikaze esta sensación se fue atenuando —aunque he de admitir que no sé si puedo atribuirlo a un ensanche de la prenda o a que simplemente me habitué a llevarla—. He de admitir que esa sensación de opresión nunca ha estado presente haciendo el tipo de actividades para los cuales se diseñó la prenda: durante las series o el entrenamiento de fuerza como sentadillas o estocadas («lunges»). Al contrario, durante los mismos he sentido una buena sujeción muscular en todo momento y por ello recomendaría encarecidamente estas mallas, sobre todo para las series de menos de 400 metros.

En cualquier caso, quien quiera unos pantalones para hacer rodajes de baja intensidad a lo mejor encuentra una opción más óptima usando unos «shorts» tradicionales o bien, si quiere ser fiel al catálogo de Hoko, considerando las Megamo, que son menos compresivas y están optimizadas para temperaturas más elevadas que las Kamikaze.

Prácticas y durables…

Las Kamikaze me han parecido unas prendas muy prácticas : en los costados hay sendos bolsillos en los que caben objetos pequeños y a menudo indispensables, como unas llaves, unas monedas o el DNI. Si el corredor quiere llevar su teléfono móvil podrá incluso introducir su Smartphone sin que este se mueva de arriba abajo con cada zancada: yo lo he probado con un Nexus 5 –sin funda- que tiene una pantalla de 4,95 pulgadas y, aunque el hueco es justo, cabe y no se mueve en absoluto. Aquellos que deseen monitorear su actividad deportiva usando aplicaciones como Strava, Runtastic o Google fit, o bien quieran escuchar música mientras corren, podrán optar por abandonar otras técnicas de sujeción como, por ejemplo, la banda para el brazo.

En lo que concierne al envejecimiento de la prenda debido al uso de la misma, no hay nada que objetar. Durante los tres meses de prueba las he usado de media 4-5 veces por semana y el estado de las mismas, de momento, es impecable.

En definitiva…

Quién quiera adquirir una de las prendas de Hoko y probárselas para no llevarse sorpresas con las tallas deberá acudir a alguna de sus sedes, que están en Mataró, Sabadell y Madrid; o bien aprovechar un evento deportivo de exposición como el que se celebró en Plaça Espanya.

Las Kamikaze me parecen una opción buena por su excelente sujeción muscular, durabilidad y funcionalidad; pero es preferible usarlas solamente en actividades de alta intensidad deportiva («trail running», series, ejercicios de fuerza, etc.) y descartarlas durante rodajes de baja intensidad en los que otros modelos de la marca seguramente cumplirán mejor.

Un poco de historia…

hokoHoko es una marca catalana de ropa deportiva para ciclistas, triatletas y corredores. Entre su oferta encontramos tres tipos de prendas compresivas: pantorrilleras, mallas y camisetas.

Hoko significa ‘camino’, el que empezó Joaquín León al inicio de una crisis que todavía dura. Con trece maratones y muchos kilómetros de montaña en sus piernas, es un corredor que fabrica y no un fabricante que corre.

Apostó por hacer las cosas de manera diferente: reinventó fórmulas para poder ofrecer ropa técnica deportiva que realmente marcara la diferencia por su calidad y funcionalidad, y la puso en el mercado sin que el elevado coste que implica su producción repercutiera en el precio final. Esta fue y sigue siendo la razón de ser de Hoko.





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies