web analytics
Subscribe via RSS Feed Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube Síguenos en Instagram

Cómo prevenir y tratar la fascitis plantar

[ 0 ] 29 Marzo, 2017 |

La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes entre corredores de todos los niveles, ni los ganadores se salvan de esta.

La fascia plantar es la envoltura que cubre los músculos cortos de la bóveda del pie, extendiéndose desde los dedos hasta el hueso del talón o calcáneo. Más profundos que los pequeños músculos, podemos percibir los fuertes ligamentos plantares, largos y cortos. Bien por excesiva solicitación del músculo o por daño directo sobre los huesos o ligamentos de la planta del pie, se puede originar una inflamación, que se traduce en la temida “fascitis plantar”.

Suele tener solución en los mayores de los casos, pero para evitar llegar a niveles extremos he conversado con algunos podólogos para establecer parámetros que permitan evitarla y tratarla.

El síntoma característico de la fascitis plantar es el dolor en el talón del pie (aunque puede presentarse en otras secciones de la planta de los pies).

La fascia plantar puede lesionarse por un cambio de zapatillas o calzado de calle, así como por alguna modificación de la pisada o forma de mover el pie; por ejemplo, al comenzar la temporada, tras estar un tiempo sin correr, o cuando iniciamos un tipo de entrenamiento al que no estamos acostumbrados (series, cuestas, etc). Al terminar el verano, tras utilizar mucho tiempo las chanclas o haber andado descalzo por la piscina o por la playa, especialmente si hemos realizado deportes o actividades de salto o carrera descalzos.

En su fase inicial es cuando debemos de empezar a tomar medidas porque si no se puede ir agudizando y llegue un momento en que nos limite mucho tanto en el deporte como en el día a día.

Aunque muchas personas con fascitis plantar tienen espolones del talón, estos no son la causa del dolor que provoca la fascitis plantar. Una de cada 10 personas tiene espolones del talón, pero solo una de cada 20 personas (5%) con espolones del talón tiene dolor en el pie afectado. Debido a que el espolón no es la causa de la fascitis plantar, el dolor puede tratarse sin remover el espolón.

En el caso del espolón calcáneo  se manifiesta con dolor en la zona plantar de dicho hueso, que aparece tras episodios de dolor como el que se acaba de describir. A diferencia de la fascitis, este dolor aparece inmediatamente cuando se apoya el pie en el suelo, y va remitiendo gradualmente hasta no dar sintomatología. Y también al contrario de lo que ocurre con la fascitis, el dolor no desaparece con el reposo, sino que sigue estando presente.

El problema del origen de sus dolores es la fascitis plantar y sólo cuando esta persiste mucho tiempo aparece el espolón calcáneo, pero nunca este es la causa del sufrimiento del pie. En ambos casos el tratamiento tiene como objetivo destensar la fascia para que disminuya la inflamación y a su vez el dolor.

Si quieres cumplir tus metas, es importante la parte preventiva para evitar cualquier decaída. Puedes realizar calentamientos y estiramientos específicos para la planta del pie, previos a la actividad física (correr, saltar, etc.).

La elección del calzado es también un factor importante en el tratamiento preventivo de la fascitis plantar. El mismo debe ser cómodo, ofrecer un apoyo adecuado para el arco del pie y una buena amortiguación para los impactos.

Una vez que ya se ha presentado el dolor típico de esta afección, que se sitúa principalmente en la zona central del talón, el tratamiento de fisioterapia suele consistir en técnicas para aliviar el dolor (movilizaciones, estiramientos, masaje, aplicación de técnicas de electroterapia…). Todo ello encaminado a reducir el dolor y permitir la movilidad.

El uso de plantillas también puede ayudar, por ser plantillas que amortiguan el impacto y reducen la presión sobre la zona afectada, aunque se deben utilizar de forma conjunta al resto de técnicas de tratamiento.

El paciente, debe adoptar unos hábitos correctos en lo que a los estiramientos se refiere y sobre qué tipo de calzado debe utilizar tanto en el deporte como en el día a día.

Por otro lado, es importante apuntar que la forma de pisar es uno de los factores causales de la fascitis plantar, los pies cavos y los pies valgos son los tipos de pies que comúnmente lo sufren.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Gracias por votar este post! Ahora twittealo 😉
Qué te ha parecido este post?
  • Didáctico
  • Me Encanta!
  • Divertido
  • Curioso
  • Pobre
  • Aburrido

Etiquetas: , , , ,

Categoría: Salud y Bienestar

Te gusta este Post? Dejanos un Comentario!




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies