web analytics
Subscribe via RSS Feed Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube Síguenos en Instagram

Correr en verano

[ 0 ] 25 Junio, 2012 |

Ya comenzó el verano y salir a correr se hace un poco más difícil por las condiciones térmicas. Por lo tanto, lo primero que debes tener en cuenta antes de salir a correr en verano es la hora.

Los mejores momentos del día para hacer una carrera son muy temprano por la mañana o al atardecer. Si tienes la oportunidad de correr bajo la sombra de edificios o árboles, hazlo porque no vas a sudar mucho y por lo tanto, se reducen tus posibilidades de deshidratarse.

A pesar de que salgas a correr cuando hace menos calor, de todas maneras vas a sudar más que en otras épocas del año, así que presta mucha atención a tu hidratación antes, durante y después de la carrera. Lleva contigo tu botella de agua mineral o mejor una bebida isotónica para reponer minerales. No esperes a tener sed para hidratarte.

Corriendo en verano no vas a progresar tanto como en el resto del año. Hacer el mismo entrenamiento te costará horrores y puede que algún disgusto. Si no dejas de entrenar, por lo menos aprovecha para correr con tranquilidad, a modo mantenimiento, y aparca un poco los entrenamientos más intensos

La ropa que uses es muy importante. Ponte ropa técnica que permite que tu piel transpire y no acumule calor como con prendas de algodón, no uses nada sintético. Tus zapatillas deben tener ventilación y tus medias deben ser de un material fresco. La gorra es especialmente útil en verano. No se te recalienta la cabeza, te protege el rostro del sol y recoge el sudor.

Aprovecha las fuentes del recorrido para refrescarte y si no tienes ocasión prueba a vaciarte una botella de agua fresca por encima. Métete en la piscina o en el mar al acabar tu entrenamiento.

Si no puedes exponerte al sol o las condiciones climáticas no son del todo adecuadas, puedes correr en la cinta. Aunque los beneficios sean menores y siempre sea mejor correr en tierra o hierba para evitar hacer sufrir las articulaciones, la gran ventaja es que no tienes que enfrentar el duro calor y sus efectos.

Siempre puedes simplemente relajarte. Tienes el resto del año para entrenar más fuerte. Tu organismo también agradece que le dejes unas semanas de descanso. Seguro que después vuelves con más ganas y sobre todo, con menos calor.

Gracias por votar este post! Ahora twittealo 😉
Qué te ha parecido este post?
  • Didáctico
  • Me Encanta!
  • Divertido
  • Curioso
  • Pobre
  • Aburrido

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categoría: Entrenamientos

Te gusta este Post? Dejanos un Comentario!




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies