web analytics
Subscribe via RSS Feed Síguenos en Google+ Síguenos en Youtube Síguenos en Instagram

Los beneficios de la leche vegetal

[ 1 ] 22 Octubre, 2013 |

leche vegetalDesde pequeño nos inculcan a consumir lácteos, y en concreto leche de vaca para poder desarrollar y alimentar a nuestro cuerpo con un alimento que se considera “básico”.

A día de hoy, aunque la leche de vaca se consume en todo el mundo, cada vez son más las personas que se decantan por el consumo otros tipos de leche como las vegetales, ya sea por sus múltiples beneficios a nivel de salud (problemas digestivos, mucosidades, intolerancia a la lactosa), o por desmontar el “mito” de beber leche de vaca es necesario para la vida. Esto último, es constituido por las industrias lácteas, a fin de promocionar sus propios intereses.

Es necesario que se entienda, que los lácteos están dentro de los 8 alimentos más alérgenicos para el ser humano. Entre las causas, cabe destacar, las nuevas técnicas de crianza artificial usadas a las vacas (uso de hormonas de crecimiento, utilización de antibióticos, consumo de cereales y alimentos modificados genéticamente para que crezcan más rápido y produzcan más rápido y la selección genética de la cría). Todo, esto sin contar, como tratan a nuestras vacas hoy en día.

Todo ello conlleva a consecuencias gravemente perjudiciales para la salud, que se manifiestan entre otras cosas, en forma de diabetes, cáncer, tumores, leucemia, obesidad, enfermedades del corazón…

¿Porqué tomar leche vegetal?

Gracias a sus infinitas propiedades y a las ventajas que éstas pueden aportar para la salud, aconsejamos beber leche vegetal en lugar de leche de vaca.

Las leches vegetales no lácteas, están elaboradas a base de agua e ingredientes vegetales. De bajo contenido calórico (aportan menos grasas que las de vaca, con grasas mono y poli insaturadas, que ayudan a la salud cardiovascular), no contienen lactosa ni colesterol, y son fáciles de asimilar y digerir. Esta enriquecida en vitaminas del grupo B y potasio, aunque tenemos que decir que no contiene vitamina B12 (exclusiva de origen animal, e imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo).

Añadiendo lo mencionado anteriormente, es ideal para personas con problemas de digestiones lentas o pesadas, estreñimiento o diarreas y de colon irritable.

¿Qué tipo de leches vegetales hay?

Dependiendo de su procedencia nos encontramos diferentes tipos de leches vegetales en el mercado. Existen leches derivadas de los cereales (arroz, avena, cebada, las cuales se caracterizan por su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales) y las leches derivadas de frutos secos (almendras, avellanas, nueces, sésamo…).que se caracterizan por ser muy completas a nivel nutricional y contienen una gran cantidad de ácidos grasos beneficiosos y calcio. Las últimas leches vegetales que nos encontramos, son las procedentes de las legumbres, como es el caso de la leche de soja, con un alto contenido en proteínas.

A continuación explicaremos en las que están más demandadas y aportan más beneficios:

 

LECHE DE AVENA:

Completamente vegetal la leche de avena se obtiene a partir de avena integral, agua, sal marina, aceite de girasol que no ha sido refinado ni procesado.

La leche de avena es rica en vitamina B, que nos ayuda a mantener nuestros músculos en óptimo estado, y nos ayuda a mantener la calma y la tranquilidad en momentos de estrés o ansiedad ya que refuerza el sistema inmunológico.

Contiene una alta cantidad de fibra, nos ayuda a combatir el sobrepeso y reforzar el sistema digestivo.

Dispone de grasas no saturadas y ácidos grasos esenciales, como el linoléico (el cual no produce nuestro cuerpo pero necesitamos ingerir) y vitaminas del grupo E.

Por 100 gr de producto:

  • 57  Kcal
  • 1 g. de Proteína.
  • Carbohidratos: 9.1 g.
  • 0,04 g. de Sodio.
  • 0 de Colesterol.
  • 0 de Lactosa.
  • 9.7% Fibra
  • 1,5 g. de Grasas (un 42% son poli insaturadas)

 

LECHE DE ARROZ:

100% vegetal. Se presenta con niveles escasos de de grasas, pero con grandes cantidades de nutrientes.

No contienen lactosa ni colesterol.

Entre sus cualidades también se destacan el valor energético que aporta gracias a su alto contenido en hidratos de carbono que nos proporcionan energía. Pero debido a su escaso contenido en proteínas, deberemos complementarlo con alimentos que contengan estas.

En el mercado se presentan enriquecidas con vitamina A, D, E, B12, hierro, calcio, magnesio, manganeso, niacina, selenio y flavonoides varios.

Gracias a sus oligoelementos estimula el sistema inmunológico.

Por 100 gr de producto:

  • 67 Kcal.
  • Proteínas: 0,18 g.
  • Carbohidratos: 13,35 g.
  • Grasas: 1,48 g.
  • Fibra: 0,12 g.
  • Calcio: 120,00 mg

 

LECHE DE ALMENDRA:

De origen también vegetal y derivada del mismo nombre, las almendras, no contienen lactosa y la hacen ideal para problemas digestivos.

Es más calórica que la leche de arroz o avena ya que deriva de los frutos secos.

Contiene un alto contenido en potasio, lo que le hace aconsejable para diarreas o vómitos donde se reducen los niveles de potasio.

Ayudan a la gastritis o problemas gastrointestinales.

Es rica en grasas saludables y vitamina E, que benefician el sistema nervioso y cardiovascular así como azúcares que permiten la fácil absorción de energía y de nutrientes.

Por 100 gr de producto:

  • 397 Kcal
  • Hidratos de carbono: 62 g.
  • Proteínas: 12 g.
  • Grasas: 10,5 g.
  • Fibra dietética: 4,5 g.
  • Vitaminas: A (210 U.I.), E (15 mg), vitamina B2 (152 µg)  y B1 (55 µg).
  • Minerales: fósforo 220 mg, calcio 200 mg, potasio 200 mg, sodio 35 mg y  hierro 5 mg.

 

LECHE DE SOJA (la más polémica):

Venerada por unos y odiada por otros, la leche de soja se presenta 100% vegetal, no tiene colesterol, tiene menos grasa y contiene fibra, la cual la leche no posee.

Contiene aminoácidos esenciales para el organismo y es de fácil asimilación.

Tiene gran cantidad de lecitina (lectinia de soja), una sustancia que, evita enfermedades cardiovasculares y nos ayuda a mantener las arterias limpias.

Rico en isoflavonas. Que ayudan a la prevención de ciertos canceres y ayudan a preservar la masa ósea.

Reduce el colesterol y los triglicéridos del organismo.

Rica en vitamina K (200 ug / 100 gr).

Gran concentración de ácidos grasos esenciales como el omega-3.

Por 100 gr de producto:

  • 55 Kcal
  • Proteína 3,30 gr
  • Hidratos carbono 5,76 gr
  • Fibra  1,30 gr
  • Grasa total 1,84 gr

 

Como desventaja, destacamos que no está recomendada para mujeres embarazadas y niños menores de 5 años ya que puede derivar a desequilibrios hormonales en el crecimiento y su contenido en metales pesados como el plomo, manganeso, fluoruro, aluminio y cadmio tan perjudiciales para el cuerpo.

Para los más escépticos, y remontándonos a la introducción del post, la soja ha levantado muchas polémicas debido a su método de elaboración (similar al de la leche de vaca), el contenido de alergenicos y goitrogenos y los beneficios que obtiene “terceras personas”,  y a que, como todo en esta vida, se destina a “vendernos oro”, sin detallar los daños que pueda causar a nuestra salud.

Aparte de reducir o eliminar la leche de vaca, nuestra recomendación, es que se consuma diversas leches vegetales, y entre nuestras favoritas, destacan la leche de avena y la leche de almendras.

¿A qué esperas para consumir leche vegetal?

Gracias por votar este post! Ahora twittealo 😉
Qué te ha parecido este post?
  • Didáctico
  • Me Encanta!
  • Divertido
  • Curioso
  • Pobre
  • Aburrido

Etiquetas: , , , , , , ,

Categoría: Salud y Bienestar

Comentarios (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Ruth dice:

    Grandioso post, que engañados vivimos todos

Te gusta este Post? Dejanos un Comentario!




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies